Seguidores

sábado, 24 de enero de 2009

El último amor


Amor mío, amor mío.

Y la palabra suena en el vacío. Y se está solo.
Y acaba de irse aquella que no nos quería. Acaba de salir.
Acabamos de oír cerrarse la puerta.
Todavía nuestros brazos están tendidos. Y la voz se
queja en la garganta.
Amor mío... Cállate. Vuelve sobre tus pasos. Cierra despacio la puerta,
si es que no quedó bien cerrada.
Regrésate.
Siéntate ahí, y descansa.
No, no oigas el ruido de la calle. No vuelve.
No puede volver.
Se ha marchado, y estás solo.
No levantes los ojos para mirarlo todo, como si en todo
aún estuviera.
Se está haciendo de noche.
Ponte así: tu rostro en tu mano.
Apóyate, descansa.
Te envuelve dulcemente la oscuridad y lentamente te borra.
Todavía respiras. Duerme.
Duerme si puedes. Duerme poquito a poco,
deshaciéndote, desliéndote en la noche que poco a poco
te anega. ...Porque era el último amor. ¿No lo sabes?
Era el último. Duérmete. Calla.
Era el último amor...
Y es de noche....

Vicente Aleixandre

13 comentarios:

seriecito dijo...

Buena elección.
Salu2:

Luna dijo...

Que penita, que triste!!!
El último amor...
Esperemos que no sea la historia de nadie...
Preciosa,
Un beso

Carol dijo...

Gracias Seriecito.

Luna, seguro que será la historia de alguien, triste, pero real como la vida misma.

Besos a los dos.

Nuria dijo...

Sí, seguro que alguien al leer el poema de Aleixandre, ha revivido sensaciones o recuerdos.

Es la virtud de los poemas, de las canciones, de las melodías, ppueden transportanos a sentimientos o momentos concretos que hemos vivido, tristes o alegres, depende.

En este caso es triste, es una sensación de derrota, de abandono terrible. El momento en que uno está solo.

Un biquiño Carol

Carol dijo...

Cierto Nuria, da la sensación de que nunca habrá otro amor en su vida. Tal vez porque el poeta ya se ve mayor y sin fuerzas para emprender otra vez la empresa que significa tener una relación.

Pero el tiempo cura las heridas del corazón y cuando se es joven vemos que siempre queda una ventana abierta cuando se cierra una puerta, las ilusiones vuelven a brotar como las flores en primavera.

Me encantan tus comentarios, gracias por estar ahí.

Un bico.

Nuria dijo...

Tienes razón, en los distintos momentos de la vida ves el amor de una manera diferente, por madurez, por experiencias vividas, por circunstancias.

Por eso el poema es tan triste, seguro.

Un abrazo

Nuria dijo...

Carol ¿alguna vez has pensado (o lo has hecho) en escribir antes de que nazca una carta a tu hijos/a?

Carol dijo...

Antes de que nazca no, después sí.

¿Por qué me lo preguntas Nuria?

Un bico.

Nuria dijo...

Pues porque siempre pensé en eso si hubiese tenido un hijo, es decir, en escribirle lo que iba sucediendo o pensando antes de que naciese, para en el futuro transmitírselo.

Creo que es algo muy hermoso, un legado íntimo y muy bonito. Y pensé que alguien como tú que tiene una especial capacidad para escribir acerca de los sentimientos, podría haberlo pensado alguna vez.

Ya ves, cosas raras que se me ocurren.

Un abrazo

Carol dijo...

No es raro Nuria, nada raro, algunas madres lo hacen. Pero en mi caso se dieron unas circunstancias que lo que le tenía que contar al bebé no era muy agradable, no tenía ninguna seguridad de que llegara a buen termino por la amenaza de aborto natural que tenía encima como una espada de Damocles y otras desgracias familiares se aliaron para que la felicidad se viera empañada.

Es largo de contar y no me parece el sitio mas adecuado para hacerlo, pero fue un tiempo muy feliz y desgraciado a la vez, será que no puede haber felicidad completa.

Un bico.

Nuria dijo...

Vale, entiendo Carol, no te preocupes.

Es algo que me hubiese gustado hacer si se hubiese dado la oportunidad, y me acordé de ti por eso también.

Un biquiño y un abrazo

Carol dijo...

Podrás hacerlo Nuria, es cuestión de tiempo, ya te llegará la hora de tener un bebé entre tus brazos y te deseo que la espera sea muy dulce y tranquila para que puedas escribirle con ilusión y alegría.

Un beso enorme.

Nuria dijo...

No creo Carol. Pero me hubiese gustado.

Un abrazo