Seguidores

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Tal vez...me crucé contigo


Tal vez me crucé contigo un verano,
mientras paseábamos por la arena llena de nácares, caracolas,
cristales de colores gastados por el incansable vaivén de las olas,
en la playa de mis sueños
y dijiste al volver la cabeza:
¡Precioso bikini azul turquesa!
Hasta es posible que años antes en la misma playa me sonrieras,
cuando jugando en la orilla con mi cubito y pala
me acariciaste levemente el pelo mojado de niña pequeña,
el sol implacable quemaba mi cara,
del fuerte levante una ola traicionera
me pasó por encima borrando de un manotazo
castillos de arena, mis sueños de sirena.
Si la memoria no me falla …pudiste ser tú aquel chaval
que me ayudó a bajar del tiovivo en la feria de mi barrio,
el mismo que me dijo: ¡Niña guapa!, no corras tanto
te vas a caer y puedes hacerte daño.
Y…¡ Ahora caigo! Fuiste tú el que en la Cabalgata de Reyes
cuando yo tenía siete años
se agachó a coger un caramelo
con una carantoña lo pusiste en mi mano.
¿Por qué no puedes ser tú el muchacho amable
que me sacó a bailar aquella tarde?
Sonaba una canción lenta…muy triste.
“Cállate niña, no llores más…”
Yo tenía diecisiete años y tú…
Siempre presente estuviste,
hasta que te fuiste lejos de nuestra tierra
ya no te tuve cerca en los momentos felices
ni en los de penas.
Yo, sin saberlo, nunca me acostumbré a tu ausencia,
me faltaste en muchos momentos de mi existencia.
Pero ajena a este dolor subconsciente me fui haciendo mayor
sin esperar a que tú volvieras
encontré un día el amor.
Y hoy de repente al recordar mi vida
te he visto compartiendo escenarios conmigo,
algo maravilloso que seguro promovió
una mano mágica sin explicación lógica posible,
el caso es que hoy viendo tu cara seguro tengo que tú fuiste
el ángel bueno que en mi vida siempre existió.
Carol

11 comentarios:

luna dijo...

Que fortuna tan grande!!!!
Tener capacidad de tantos recuerdos bonitos,!!!!
Auqe afortunado tener los recuerdos, por haberlos vivido.
Una niña en la playa, disfrutando de la arena y el sol. Haciendo castillos de arena y alguien que la mira.
Que se sube al tio vio, que la llaman guapa,!
Que le dan amorosamente un caramelo en la cabalgata!
Que sigue teniendo esa mirada envolviendola mientras escucha una cancion de moda "callate niña...."

Y todo eso ha pasado de forma natural, casi desapercibida.

Sin propronérselo, hacía que un corazón latiera desacompasadamente por ella, unos ojos la miraban, la seguían...

Hoy de repente, al recordar tu vida, lo has vistto, el ángel bueno.

Quizás todavia lo encuentres...
Pero mientras tanto, eres feliz,te das cuenta de que has sido afortunada....
Enhorabuena!

Un beso fuerte, me alegro por ti.

seriecito dijo...

Los recuerdos reales o imaginados, dan calidad a nuestra vida.
Enhorabuena por tu escrito es excelente.

Salu2

seriecito dijo...

Los recuerdos reales o imaginados, dan calidad a nuestra vida.
Enhorabuena por tu escrito es excelente.

Salu2

Nuria dijo...

Me ha gustado mucho como has ido desgranando cada recuerdo, dibujando y trazando el hilo de tu vida, llevándonos desde tu niñez hasta hoy...

Conservar hermosos recuerdos con nitidez, es un bálsamo para el alma, nos reconcilia un poco con el mundo, con nosotros, y con las cosas que nos pasan.

Un abrazo Carol

Pd. Hoy has conseguido que me vaya a la cama menos triste.

Carol dijo...

Precioso Luna, tú lo explicas de maravillas, estoy deseando leerte en tu blog,seguro que será un éxito con esa forma tan diáfana y calida con que te expresas.

Gracias por dedicarme tu tiemo.

Un beso.

Carol dijo...

Seriecito, muchos de nuestros recuerdos son los autenticos tesoros de nuestra vida.

A veces nos vienen a la memoria como si un clic abriera el archivo dónde están guardados y tal vez medio olvidados y aparecen ante nuestros ojos como una película.

Gracias, por estar ahí.

Carol dijo...

Entrañable Nuria, conseguir que alguien vaya a la cama un poco menos triste es una de las cosas más bonitas que se puede hacer por los demás, si lo he conseguido me siento feliz, ojalá pudiera hacerlo muy amenudo, como cuando de niños nos contaban un cuento antes de dormirnos, ese momento mágico que no queríamos que se acabara.

Un beso.

Nuria dijo...

Me ha hecho "sonreir" esto que has dicho Carol:
"A veces nos vienen a la memoria como si un clic abriera el archivo dónde están guardados y tal vez medio olvidados y aparecen ante nuestros ojos como una película"
...porque esa sensación me es familiar...

Tus palabras fueron ayer como un pequeño cuento.
La mirada concentrada, el silencio, el abandono de un niño mientras le estás contando un cuento es sinceramente maravilloso. Yo procuro hacerlo con uno de mis sobrinos, y esos minutos para mí son un verdaero tesoro.

No hay nada que me admire más que un niño de apenas 3 añitos fascinado por los libros, no os lo creereis pero los tiene todos impecables y disfruta desde bien pequeñito de la lectura.

Me pregunto qué ocurrirá cuando él sepa leer...

Un abrazo y un beso

seriecito dijo...

Carol:
Sin recuerdos es como conducir sin espejo retrovisor, se puede hacer, pero es mas arriesgado.

Lo malo es cuando falta el clic... mala señal.

Salu2

luna dijo...

No me des las gracias, simplemente he transcrito lo que tu relato me ha transmitido.

Ojalá tengas tantos recuerdos felices, y presentes que te hagan felices hoy, y cuando sean pasado....

Besos

luna dijo...

Carol, me permites que ponga en mi blog tu link, como uno de mis preferidos?

Gracias, un beso