Seguidores

viernes, 12 de febrero de 2010

Todo puede ocurrir en Venecia…en Carnaval.






La vi brillar con luz propia aquel Carnaval en Venecia. Aquella máscara veneciana le sentaba de maravillas, dejaba ver sus ojos color miel, como única parte de un cuerpo hermoso escondido bajo terciopelos.
Yo sabía que el sueño de su vida era visitar Venecia en Carnaval.






y que lo hubiese logrado era para ella el sumun de la felicidad.
La seguí a la salida del Hotel, no sospechaba mi presencia porque el disfraz y máscara que me compré, en una de las muchas tiendas dedicadas a proporcionar al visitante los disfraces más ingeniosos y maravillosos que soñar se puedan, no lo conocía.
Tenía yo la obligación moral de vigilarla y aunque no me hacía mucha gracia esta actuación por otro lado era divertido observar sus reacciones y todo lo que empezó a vivir en Carnaval bien que congeniaba con los demás habitantes y visitantes de Venecia
Así estuve toda la mañana, después fue a comer, ¡canelones!, qué ricos me supieron a mí, me senté de espaldas a ella y me quité la máscara para comer, craso error, cuando me volví se había marchado y los exquisitos canelones seguían en la mesa en la que unos instantes antes ella fingía comer.
Salí a la calle como alma que persigue el diablo y me quedé sin respiración: una maraña de disfrazados me rodearon bailando y cantando, uno de ellos me cogió la mano y me impidió salir de aquella marabunta. Llegué a enfadarme bastante pero su fuerza era superior, no quise ponerme demasiado seria porque ellos estaban jugando conmigo y su juego tenía cariz de inocencia aunque fuera solo fachada. Me resigné a perderla y bailé con aquel ser que me acaparaba.
Pasaron los minutos, se fueron alejando poco a poco, el enmascarado Me hizo una reverencia con el sombrero que llevaba puesto, se dio la vuelta y emprendió una carrera hasta llegar a dónde estaban sus amigos.
Bien, ¿ahora qué hago?, ¿dónde estaría la linda veneciana?
Me encaminé hacia la Plaza de San Marcos cogería algún folleto de fiestas y la buscaría en todas las actividades. Mas cuando lo conseguí por poco me da un síncope, eran muchos los Palacios que abrían sus puertas para el baile de la noche. No podía asistir a todos y era evidente que me había reconocido y por ello se había quitado de en medio.
Con gran dolor para mi bolsillo decidí cambiar
el disfraz y la máscara, ¡menuda ruina!


Pero todo valía por su seguridad. Empecé a preguntar si habían visto a…y les explicaba todo los destalles de su disfraz, tardé bastante pero encontré a uno que se había fijado explícitamente en ella y la había seguido hasta un Palacio privado dónde una cena de Gala precedería al Baile de las Velas.
Después de una caminata y atravesar el Puente de Rialto llegué, cansada, debí coger un vaporetti , un taxi acuático; me dispuse a observar a los que iban entrado a la cena. Allí estaba ella acompañada de alguien que cogía su mano y le hablaba con soltura en italiano por lo que pensé que era un nativo. Lo que no tenía claro era si lo había conocido allí o era una cita.
Entraron, no tenían escapatoria, cuando salieran para el gran salón lleno de velas a las que procedían a encender un grupo de mayordomos con máscara, estaría bajo mi mirada toda la noche y no la perdería de vista hasta su llegada al hotel. Adquirí una entrada, nada barata, me coloqué cerca de un balcón desde dónde divisaba la puerta del salón tocaban en ese momento música de Puccini, “Manon Lescaut-Intermezzo”, música sublime, “Un bel di vedremo- Madame Butterfly” veía parejas abrazarse, yo empezaba a ponerme melancólica.
Se demoraba su salida así que me asomé al comedor y con horror pude comprobar que no había nadie en él, me dirigí rápidamente a los servicios: ¡vacios!, ni un alma.
-¿Existe otra salida que no sea al Salón de Baile? -Pregunté a un camarero que procedía a limpiar las mesas.
- Por allí- me dijo señalando con el índice sin entender muy bien qué le preguntaba.
Sabía que me la había vuelto a jugar, y ahora sí que no podía hacer nada. Me resigné. Y encaminándome al baile, empecé a disfrutar de la velada.
Estaba en Venecia, en Carnaval y me tenía que divertir, claro que al estilo veneciano, pero en todo lo que ofrece vivirlo intensamente. Se me acercó un enmascarado vestido de arlequín que hablaba español y pasaba los veranos en la playa de Bolonia, provincia de Cádiz, me cogió con decisión de la mano y me llevó a danzar, fue una noche inolvidable, lo pasé de fábula bailando sin parar, minuetos, mazurcas y tarantelas, mirándome en todos los espejos de aquel inmenso salón sin poder creer que era yo la que se reflejaba en ellos dentro de aquella máscara veneciana que tanto me favorecía y acompañada de aquel caballero tan amable bajo su disfraz. Incluso nos dimos los e-mail. Despuntaba el alba y se despidió de mí con un fuerte abrazo. Había una espesa niebla, se perdió en ella.

Cuando la vi por la mañana me llevé una gran alegría, no llevaba disfraz, yo sí todavía. Estaba yo tomando un rico chocolate con churros en el café más antiguo de Italia: el Café Florián



en la Piazza de San Marcos cuando se me acercó cariñosa, me dio un beso y me dijo:
- Mamá, mamá, ¡cómo eres! Que tengo ya edad para ir por el mundo sola y no tienes la obligación de cuidarme como cuando era una niña…
-No sabes los peligros que acechan…
-Pero mamá…qué hemos venido un grupo y no nos perdemos.
-Por cierto mami, ¿de qué conoces tú al Sr. Díez profesor de Literatura?, te vi muy entusiasmada con él anoche, ¡tú sí que corriste peligro bonita!
-¿Cambiaste el disfraz?-le pregunté confundida ignorando su comentario.
Sonrió pícaramente y se alejó hacía un grupo que estaba unos metros más allá, cerca de la Basílica de San Marcos, me saludó con la mano y le respondí, al mismo tiempo recibí el saludo de uno de ellos, un hombre encantador, sin disfraz y en cuyos ojos vi ciertas chispitas titilar.


Después me desperté y ya mi vida no ha vuelto a ser igual, tengo un sueño por realizar.




Carol





24 comentarios:

tag dijo...

Ahora entiendo tu foto con la mascara de carnaval.
Tienes ese sueño, Carol?
¿Ir a Venecia en carnavales?

Pues date el gustazo, y hazlo en cuanto puedas.
Aunque no sea como madre controladora,jaja, sino como turista amante del arte y de la buena musica.

Nos has ido paseando por toda Venecia con tu relato, y me han entrado ganas a mi tambien de ir.
En carnaval, con esos disfraces y esas mascaras tan bonitas, tiene que ser una maravilla.

Un beset

CAS dijo...

De lo que te he leído, lo que más me ha gustado. Me atrapó, me hizo pensar muchas posibilidades, pero todas lejos de la situación que tú planteabas, la atmósfera perfecta, que a mi también me hace tener ese sueño: conocer Venecia en carnaval (y al profesor también...jaja)
Bello, todo lo que comentas de la música, del lugar, en fin: ME GUSTO MUCHISIMO LEERTE ESTA MAÑANA.
Besotes Carol, y tu máscara es todo un símbolo y un misterio.

Carol dijo...

Sí, Tag, tengo ese sueño y no sé...creo que nunca lo podré cumplir pero como soñar está a mi alcance...

Tal vez vaya este año a Italia, pero no a los Carnavales de Venecia.

Eso sí lo haré como turista olvidando la faceta de madre superprotectora.

Besitos, que tengas unos Felices Carnavales y Día de los enamorados en buena compañia.

Carol dijo...

¡Oh, Cas!, cuanto me alegro que te haya gustado y que lo que menos te esperabas a una mamá preocupada por su hijita en unos Carnavales muy lejos de casa.

Si coincidimos en un sueño te presentaré al profesor, te lo prometo, era encantador,jaja.

Te agradezco mucho, como a Tag, tu comentario y te deseo unos días felices de Carnaval, y mucho amor junto a tu pareja mañana Día de los enamorados.

Abrazos.

Nuria dijo...

"Si coincidimos en un sueño".....¿sabes que nunca se me había ocurrido esa idea? sería estupendo ¿por qué no? los sueños tienen licencia para cualquier cosa...

Me ha gustado mucho el relato, emocionante hasta el final, sin desvelar, como tú sabes hacerlo, manteniendo la emoción y el misterio.

Inmediatamente, como le ha ocurrido a Tag, he pensado en la foto de tu perfil, y he comprendido.
Los sueños son bonitos, hay algunos que son especialmente recurrentes, que se arrastran a través de los años. Yo tengo el sueño de ir a París, siempre lo tuve; también es ciertoq ue siempre imaginé hacerlo en buena compañía y aún no lo he logrado...

Pero sé que algún día, aunque sea sola, iré. Espero que tú puedas al menos yendo a Italia, cumpliir una pequeña parte de tu sueño Carol, porque sé que te hará feliz, y eso es lo importante.

Un biquiño grande

LUNA dijo...

Primero me encanta tu nueva foto del blog. Tiene un colorido maravilloso!!!!!

Si también coincido en lo de la máscara de tu avatar...sería algo del subconsciente.

La historia, como siempre, maravillosamente escrita, ambientada y los personajes llenos de vida.
Conozco Venecia, pero no en Carnaval, sino en verano con muchos turistas.....pero aún asi es muy especial.

Siempre me han llamado la atención esos carnavales Venecianos con esos trajes tan pomposos y esos perfiles que nos retrotraen a épocas fastuosas, llenas de amores ocultos y pecados carnales..... de D. Carnal, claro!!!!

Genial, Carol. Deseo que veas cumplidos ese sueño y todos.
Un besito, querida amiga.

Carol dijo...

Gracias a los sueños en muchas ocasiones podemos seguir adelante, soportar situaciones, alcanzar metas.

Soñar despiertos alivia muchas penas y sin engañarse, intentar poner los medios para lograr que los sueños se cumplan.

Soy una persona que recuerda por la mañana lo que soñó y muchos días me sorprendo, otras intento descifrar que he soñado, porque no tiene sentido pero siempre es interesante.

Tienes que conseguir ir a Paris, es un sueño muy bonito, yo lo conseguí realizar el año pasado y espero volver pronto porque me supo a muy poco. Debí programar más días, solo me dió tiempo a ver lo más emblematico, eso sí fue emocionante y me costaba creer cuando subí a la torre Eiffel que estaba allí arriba. Aún me parece que lo he soñado. Algunas fotos hice pero no salieron muy bien.

Te deseo que pases unos días muy felices de Carnaval y de los enamorados junto a tu pareja.

Un fuerte abrazo Nuria.

Carol dijo...

Gracias por lo de la foto, sigue siendo Mil Islas pero necesitaba ver un poco de colorido en esa imagen, un cielo más animado presintiendo la Primavera.

Creo que el Carnaval de Venecia es un espectáculo digno de ver, de vivir y bastante inalcanzable, en fin, si me lo propongo, tal vez… Claro que mejor en pareja, mucho más romántico.

Me alegra mucho que te haya gustado el relato, me documenté un poco porque nunca he estado en Venecia, pero entre lo que he leído y lo que me han contado casi podría andar por allí sin perderme.
Igualmente te deseo que pases unas felices fiestas de Carnaval y Día de los enamorados junto a tu esposo.

Un beso enorme Luna.

ALIX dijo...

Una joya de relato, de suspense al más puro estilo Veneciano.
yo pase una nochevieja en Venecia,
con aventuras, y quiero volver de
nuevo, la primera imagen al salir
de la estación y encontrarme en la
serenisima fue una de las
mejores sensaciones que recuerdo,
me quede muda.
Muchos Musus Carol,
la mascara te sienta Genial !!!!

Nuria dijo...

Gracias por tus deseos Carol, aunque prefiero pensar que es un día cualquiera y en las personas que me quieren...
Las cosas no van como esperaba.

Un biquiño :-)

Carol dijo...

Lo siento de verdad Nuria, tienes todo el amor de tu familia y el cariño de tus amigos, tú te mereces aún más y lo lograrás.

Un fuerte abrazo.

Biquiños.

Carol dijo...

Muchas gracias querida Alix.

Me imagino allí y pienso que sentiré algo así que no podré articular palabra.

Estar en Nochevieja en Venecia también tiene que ser una experiencia inolvidable y muy sugestiva.

Espero que cuando yo vaya no coincida con la marea llena, o agua alta como la llaman los venecianos que anega la Plaza de San Marcos,jaja.

Musuak Alix.

Que tengas feliz Día y maravillosos Carnavales.

sara dijo...

Ahora ya entiendo la foto de tú perfil, espero que algún día puedas conseguir tu sueño, de verdad te lo deseo. el relato precioso.

besos y abrazos.

Sara

Nuria dijo...

Querida Carol, lo sé, debemos tener en cuenta que no todo se reduce al amor de pareja, aunque eso también llene y complemente nuestra vida.

Son importantes muchas más personas que nos rodean y nos quieren, en eso hay que pensar cuando nos sentimos tristes o vacíos :-)

Estoy bien, un abrazo y un biuiqño muy grandes

medianoche dijo...

Tu sueño se hará realidad en cualquier momento, vívelo cuando aparezca, muy bella historia siempre que se sueña con tanto deseo el sueño se hace realidad, que así sea.

Besos

Carol dijo...

Gracias por esos buenos deseos Sara.

Me alegra que te haya gustado.

Besitos.

Carol dijo...

Es lo más importante Nuria que te sientas bien y sepas apreciar todo lo bueno que te rodea, mirar hacia adelante que la vida nos reserva muchas buenas sorpresas, la penas que se queden atrás.

Muchos ánimos.

Biquiños muy grandes para ti.

Carol dijo...

Muchas gracias Maria Rosario, que así sea, yo lo intentaré con mucha ilusión.

Muchos besos.

salvadorpliego dijo...

Un lujo soñar de esa manera. Genial!!!!

Un placer leerte.

Carol dijo...

Gracias maestro, por sus palabras,
por su visita.

Una noche soñé, un día espero realizarlo.

Un abrazo.

Balovega dijo...

Hola .. miles de gracias por pasar por casa, ha sido toda una delicia venir a verte, un rincón muy enriquecedor.

Un saludo de fin de semana

Carol dijo...

Bienvenida Balovega, gracias por tu comentario.

El placer es mio, espero volver pronto.

Un saludo afectuoso.

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Carol: me encantó toda la magia que hay en esta entrada.
Besos!!!!

Carol dijo...

Gracias por tu visita Silvia Beatriz, sé que estás muy ocupada últimamente.

Te agradezco tus palabras.

Un fuerte abrazo, amiga.