Seguidores

martes, 19 de mayo de 2009

Sal a la calle

Una y otra vez la sacaban de su concentración, volvía a intentarlo , escribía unas líneas y de nuevo una pregunta, un sonido estridente, era imposible hilvanar alguna historia en aquella casa, pensó fabricarse un despachito en un rincón, pero no encontró un lugar dónde fuera difícil acceder y reinara la paz.


Abstraerse y no contestar a las preguntas que le hacían no parecía lo más educado y parece que basta que estés haciendo algo para que se confabulen todos y empiece a sonar el teléfono, llamar a la puerta…


Quería escribir una historia romántica, una mezcla de pasión, dulzura y sobre todo ternura.
Empezó, escribió dos líneas y de nuevo todos los elementos desatados contra ella…


Se levantó contrariada y se asomó a la ventana, vio a jóvenes madres pasar con sus niños en carritos. Ancianos, andar lentos hacía el parque aprovechando que la tarde se presentaba soleada, sin amenaza de lluvia. Una pareja sentada en un banco de la calle se prodigaban arrumacos sin pudor ante las miradas indiferentes de los que pasaban.


Hace tiempo que no salgo- pensó-siempre entre estas cuatro paredes, viviendo de recuerdos, dando a los demás mi vida, mi tiempo libre y el poco que dispongo para mí escribiendo algo que nadie leerá nunca, cosas sin interés ni calidad. ¿Está todo escrito? ¿Queda algo por decir? ¿Alguna historia que inventar, un poema que crear? Las preguntas quedaron flotando en el aire como nubes negras amenazando tormenta.


Cogió el abrigo y el bolso y salió de casa, ella también quería notar el sol en su piel, la suave brisa acariciar su pelo, sentir la mirada y de los transeúntes con los que se cruzara por la calle.


Deambuló un buen rato dándole vueltas a sus pensamientos, observando todo a su alrededor, sonriendo a las mujeres con las que se encontraba, mirando más abiertamente a los hombres más por encontrar una mirada amable que intentando hallar en sus miradas la admiración que le dedicaban cuando era más joven, hubo de todo, niños que la sonreían, jóvenes que la miraban y otros no y hombres que dejaron mostrar el interés que su conservada belleza les inspiraba, otros… que ni repararon en ella.



Alguna mujer la miró con interés y otras con mal disimulada envidia, pero también encontró en los ojos de muchas simpatía y sonrisas. Todo esto la tranquilizó y se acordó de aquella lejana canción de Julio Iglesias: “La vida sigue igual.”


Tal vez tenga el romanticismo más cerca de lo que creo y no sé verlo- se dijo- y pensó en él. El que siempre estaba cerca de ella.


Pensó volver a casa, su pareja la echaría de menos, no tendría a quien interrumpir.
Pasó primero por una tienda de lencería y se compró la ropa más atrevida que vio, estaba dispuesta si no a escribir una historia romántica…a vivirla sin demora, y después en una peluquería se cambió el look pasado de moda y pidió que le hicieran un peinado acorde con su rostro pero a la última. El fucsia era un color que iba bien a su rostro, se compro un vestido.


Cuando llegó a casa, su hombre la estaba esperando. Se quedo boquiabierto y se pregunto confuso qué había hecho él para que ella saliera de su letargo.


Carol

24 comentarios:

el Gato Negro dijo...

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro

margret dijo...

No hay nada más maravillo que reencontrarnos y reinventarnos, y sí, alguien te lee. Un abrazo...

Nuria dijo...

A veces la vida transcurre a nuestro alrededor, pasa a nuestro lado rozándonos, pero estamos tan inmersos en nosotros mismos que no podemos ver más allá.

En cada persona que cruzamos hay una historia, real o imaginaria. Seguro que la protagonista de tu relato Carol, podría crear multitud de ellas con sólo mirar, a los demás y a ella misma.

Porque las miradas hacia dentro, no las practicamos lo suficiente.

Me ha gustado mucho, como siempre.

Un biquiño

Luna dijo...

Cualquiera de nosotras se ha reconocido en el trascurso de este relato.
Pero lo que más me ha gustado...es el final!!!
Si, si,si,si. Es magistral!!!
Tan magistral, que .....

Un besito grande, grande.

tag dijo...

La pregunta final que se hace el hombre, es reveladora
¿por qué creen siempre que son ellos los causantes de que las cosas mejoren?
Seguramente él no hizo nada, fue ella la que despertó y se reencontró con la vida porque necesitaba un cambio.
Se estaba ahogando viviendo encerrada con sus recuerdos, y ese día decidió salir a tomar aire fresco y fabricar nuevos recuerdos para escribir su novela romantica.

Besosss

Carol dijo...

Muchas gracias por la información y por invitarnos, Gato Negro, queda ahí la dirección de correo electrónico por si alguien quiere sumarse a ese gran proyecto.

Saludos afectuosos

Carol dijo...

A veces imitar al ave Fenix no está mal, renacer de las propias cenizas...renovarse o morir...

Besos Margret.

Carol dijo...

Sales a la calle Nuria, y los problemas que han engordado al calor del hogar, en ese espacio abierto se hacen infinitamente más pequeños y vuelves a casa con la sensación de haberlos dejado por el camino o sencillamente empequeñecidos por todo lo que hay fuera y nos creemos siempre que lo nuestro es lo peor que existe.

Muchas veces el estar siempre mirando a nuestro interior no es la postura ideal, a veces hay que salir fuera y también fuera de nosotros mismos, una mezcla de interior y exterior, aunque prevalezca lo primero, estaría muy bien.

Bicos.

Carol dijo...

Me alegra que te guste el final porque creo que ella se lo merece, hay que dar a los demás mucho pero no hay que olvidarse de uno mismo del todo, porque al final acabas no sabiendo quién eres, ni te reconoces en el espejo.

Esta mujer se olvida de sí misma, de salir, escribe cuando la dejan y así la mayoría de las veces la inspiración pasa por su lado pero no puede atraparla se le ha "evaporado" para cuando puede escribir.

En la calle busca una sonrisa sana, que le haga sentirse bien, ver caras amables es una delicia,unque hay que comprender que no todo el mundo puede ir feliz por la calle, tiene que haber de todo.

Ella acepta lo que se va encontrando con los que se cruza en su camino y de tal forma que siente renovarse todo su ser, hasta tal punto que decide ser protagonista de la historia que iba a escribir.

¡Bien por ella! Y parece que no está muy equivocada al presentir que lo va a conseguir.

Besitos Luna. Me encanta tu comentario.

Carol dijo...

Eso es Tag, así como lo explicas tú, ni más ni menos, es ella la que se da cuenta y sale de sí misma.

También es cierto que tiene al lado un hombre que la quiere, él con sus virtudes y defectos es buena persona al fin y al cabo y por eso la vuelta a casa es deseada por ella y vuelve siendo en esencia la misma pero renovada.

Me alegra mucho vuestros comentarios, son magnificos.

Besitos Tag.

ALIX dijo...

Carol la Princesa de las Letras !
maravilloso relato.
ando corrigiendo el navegador.ahora
estoy en otro que si me carga tu
pagina,es genial poder leerte !
musussssssssss Campeona !

Carol dijo...

Kaixo Alix, me alegra mucho verte por aquí, gracias por tus palabras, ya quisiera yo ser así como dices, te lo agradezco mucho polita.

Musuak Alix.

Franziska dijo...

La historia más interesante es la que escribimos al vivir. La protagonista del relato tomó el camino más acertado. Los milagros siempre se producen cuando ponemos los medios para lograrlos.

Carol dijo...

Buena idea esa de poner todos los medios para que se produzcan los milagros,"a Dios rogando y con el mazo dando", estoy de acuerdo.

Besos Franziska, gracias por tus comentarios.

Nuria dijo...

Sí Carol, a veces mirarnos sólo a nosotros nos hace magnificar los problemas, los días grises y oscuros y las dificultades.

Y cuando entramos en esa espiral, hay que romper, salir, buscando un respiro, un cambio, o una inspiración para ver las cosas diferentes.

A mí me funciona con largas caminatas ;-)

Un biquiño

ALIX dijo...

Carol cariño ya he puesto dos de los cuatro premios, pero con los otros dos, tengo lió, quizás 5 blogs pueda nombrar pero 15...
es que me quedan poquitos....

Muchas gracias por todo.
musussssssssss

Carol dijo...

Salir a la calle es muy buena terapia Nuria, ya sea a pasear, caminar, o sencillamente sentarse en un banco de la calle o un parque, tomar un café con las amigas.

Además si en tu casa hay buen ambiente cuando vuelves estás de mejor humor y si te espera un ser tan encantador como un perrito o un gatito ya ni te cuento.

También es aconsejable salir con el perro a pasear, así no estás solo y de paso le damos una alegría al animalito que le encanta acompañarnos.

Besitos Nuria.

Carol dijo...

Alix el Premio Blog amigo es para cinco blogs y el Premio Dardos para quince pero si no tienes o no encuentras tantos blogs... pienso que lo puedas hacer estará bien.
Los otros dos no tenian reglas.

En mi caso cinco se llevaron cuatro premios y otros quince tres premios pero en realidad no pasé de los quince blogs en número.

No sé si me explico, querida Alix tú haz lo que puedas y no te preocupes corazón.

Musuak polita.

Silvia Beatriz dijo...

Carol: la historia de tu heroína se parece a la de muchas (hasta puedo incluíme porque últimamente me paso mucho tiempo escribiendo). Me gustó mucho la historia y cierto: el romance está por todos lados, sólo hay que buscarlo.
Besos, amiga y que tengas una excelente semana!

maria dijo...

sal mira a tu alrededor rodeate de belleza melodias que se quejan besitos maria

Carol dijo...

Silvia Beatriz, ella lo tenía en casa, tan cerca...

A veces, muchas veces, es suficiente salir a la calle para darnos cuenta de lo mucho y bueno que tenemos en casa.

Besos, amiga.

Carol dijo...

Sí, María, rodeate de cosas placenteras que las que no lo son vienen solas, no las busquemos.

Besos.

seriecito dijo...

Carol:

Muy bien, tempo adecuado y final de los que satisfacen.

Escribe más, me resulta muy reconfortante lo que dices.

Salu2:

PINK DAYS STUDIO-SHABBY CHIC dijo...

muy buen final . te felicito¡
un saludo¡
KARINA
PINK DAYS STUDIO SHABBY CHIC
BUENOS AIRES