Seguidores

miércoles, 6 de octubre de 2010

Amor muerto


¡Ay amor, amor que yaces muerto!
Mientras tu alma se eleva lentamente
me enfrento a la idea que estés ausente
la soledad que se avecina no acepto.

Toda la tristeza que ahora siento…
El corazón en mil pedazos roto,
me imposibilita el seguir viviendo
no puedo respirar tampoco.



La vida no concibo vivirla sin ti
la muerte silenciosa llega,
me abraza hasta el frenesí
dejo este mundo sin ninguna pena.

Carol.

22 comentarios:

medianoche dijo...

Carol, se murió el amor y todo parece terminar, nada nos da paz ni nos interesa, las sombras nos acechan, Carol se lo tremendo de ese dolor, pero todo pasa recuerda el amor divino y el te dará paz y amor, si es solo un poema es muy triste, a la vez hermoso.

Besos

Carol dijo...

Querida María Rosario, es un poema al amor de mi padre por mi madre cuando ésta murió, fue tanto su dolor que al poco tiempo se marchó él tras ella y era un hombre en plena salud que empezó a declinar a partir de ese día.

También podría servir a los amores que acaban en cuanto a lo que se siente, pero nunca debemos desear nuestro final, la vida es generosa y el tiempo cura las heridas más profundas.

Gracias por tus palabras como siempre tan hermosas.

Muchos besos.

tag dijo...

Pues ahora sé de donde te viene esa plumita de oro que tienes, Carol, de tu padre.
Vaya poesía tan bonita y cuanto sentimiento expresa.
Hay amores así de eternos, hasta despues de la muerte y me dan envidia, lo confieso.

Un besito

CAS dijo...

El amor todo lo puede, y también todo lo llena. Si se va, cuánto vacío nos queda. El sentido de la vida se pierde... en fin, que habrá que sentirse felíz por haberlo conocido y aceptar cuando por alguna razón termina.
Conmovedores versos y más al saber por tu comentario el porqué de los mismos.
Un fuerte abrazo.

Mar dijo...

Precioso el poema y muy hermosa aunque triste la historia que hay detrás de tan magnifíco poema

Neogeminis dijo...

Me sumo a las palabras de Cass, pura sabiduría.
La dicha de haber amado debe compensar el dolor de una posible pérdida.

Saludos.

Carol dijo...

Gracias Tere, eres muy amable.

Hoy es el catorce aniversario de su muerte y siempre que se acercan estas fechas se me cambia el ánimo, aún me falta la de mi madre que también fue en Octubre, son días en los que una se siente distinta, nos atrapan los recuerdos, la resignación ya anidó en mi corazón aunque nunca lo hará el olvido.

Un amor así todos quisieramos tener, pero muchas veces damos todo lo que tenemos y no hay reciprocidad, no podemos hacer más.

Besitos.

Carol dijo...

Siempre es mejor haber amado y perdido que no sentir jamás esa sensación que llena nuestra vida y nos hace ser más buenas personas. Ser felices mientras duró y después recordar todo lo bueno, mejor olvidar lo negativo.

Mis padres se conocieron de adolescentes y solo lamuerte los pudo separar.

Gracias Cas por tus sabias palabras.

Abrazos.

Carol dijo...

Gracias Mar, este poema es triste, la vida tiene etapas tristes y tenemos que aceptarlas e intentar superarlas si no lo hiciéramos así sería muy difícil vivir.

Hay que seguir adelante por los que se quedan que nos necesitan. Mi padre no pudo superar su dolor pero al mismo tiempo no se daba cuenta de que los tenía cerca aún lo necesitaban mucho.

Nunca hay que dejarse abatir de esa manera, hay que tener duelo, sí, y superarlo aferrándonos a los vivos.

Besos.

Carol dijo...

Así es Mónica, sabias palabras de Cas, como es habitual en ella.

Gracias por las tuyas.

Abrazos.

Nuria dijo...

Hay amores que permanecen mucho tiempo, aún a costa de la distancia, pero la ausencia siempre duele más.

Entiendo lo que dices de tu padre, he visto casos así, están tan compenetrtados que cuando les falta la otra parte, parece que piereden energía para vivir. Pero también es cierto que dice mucho de la calidad humana de esas personas, yo estoy segura.

Un biquiño y un abrazo Carol, no estés muy triste.

LUNA dijo...

El amor puede crear una dependencia tal, que la vida sin la persona amada carece de interés.
Es un poema lleno de tristeza, pero una declaración de amor eterno.
Me ha gustado mucho.
¡¡¡De raza le viene al galgo!!!!
Un besito, corazón.

Belkis dijo...

Las penas de amor desgarran, duelen muy hondo, pero siempre es posible que haya un nuevo despertar, que el sol vuelva a brillar y la ilusión reaparezca en nuestra vida.
Animos.
Saludos Carol

Carol dijo...

Sí Nuria, a veces ocurre e incluso la persona no puede hacer nada por solucionarlo porque no es consciente del daño que se está haciendo a sí mismo. Las personas que tiene cerca son los que deben notar los cambios que están ocurriendo en su físico y en su comportamiento, pero yo estaba muy lejos de mi padre y siempre me decía que estaba bien, me ocultaba sus males hasta que fue inevitable que me enterara…ya fue demasiado tarde.

Biquiños, amiga.

Carol dijo...

Mis padres estaban muy unidos Luna, él no dependía de ella, eran como dos medias naranjas, se complementaban, se ayudaban el uno otro en todo, en la cocina, en la casa...

Cuando murió mi madre fue él el que siguió cocinando para mi hermano soltero, yo casada y con niños en otra ciudad no podía hacer mucho ayudarle y él no quería abandonar su casa, yo me lo habría traído a vivir aquí, pero él se encontraba en plena salud y aún era joven para cuidar de sí mismo, ¿cómo pensar que la pena sería la que se lo llevaría?, esa pena tan grande dentro de su corazón que disimulaba en nuestra presencia las veces que pude visitarle, sobre todo en verano, en Navidad era él el que venía a mi casa.

Yo siempre insistía en preguntar si estaba bien pero él no era sincero, quería evitar que sufriera sin embargo el dolor fue más terrible porque nos golpeó de repente con todas su fuerzas.

En fin, poco a poco aprende una a vivir sin estos seres que tanto te quieren y a cuidar de uno mismo, aunque se siente la orfandad y se supera.

Besos, amiga.

Carol dijo...

Muy cierto Belkis, hay que superar estas penas porque los vivos nos necesitan y no debemos encerrarnos en nuestro dolor hasta el punto de olvidarnos de ellos y de nosotros mismos.

Yo, después de un tiempo necesario para llorar las pérdidas y asimilarlas imité el comportamiento de mis padres cuando perdieron a los suyos, se dedicaron en cuerpo y alma a sus hijos, se sintieron felices de tener a quién querer y siguieron adelante, sin olvidarlos pero aprendiendo a vivir sin ellos.

Besos, amiga.

LUNA dijo...

Querida Carol,
He visto tu entrada en mi blog.
Me alegro mucho poder verte otra vez por aqui.
Espero no hayan sido motivos graves los que ocasionaron tus ausencias.
Se te echa de menos.
Un besito, princesa.

Carol dijo...

Querida Luna, acabo de dejarte un comentario en tu blog, gracias por tu interés, ya está todo bien, todo vuelve a la normalidad, ha sido por motivo de salud de un hijo, nada grave.

Un beso enorme encanto.

mimbre dijo...

Hola Carol...
Hermodo poema, con el corazón desgarrado por el dolor de la perdida...pero es la vida. De un primer momento debemos tener en cuenta que: Donde hay un comienzo, nace también un final.
No sabes como te entiendo, estoy pasando un trance similar con mis padre, mi padre ciego y mi madre postrada hace un año. Es una lucha tremenda, ver como se van apagando lentamente...Y sin poder hacer mucho al respecto, Dios dira y proveera¡
Gracias AMIGA MIA, por tus conceptos¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Carol dijo...

Gracias a ti Osvaldo.

Siento la lucha que llevas, espero que no sufran mucho tus seres queridos, menos mal que escribir es un gran consuelo para ti, y encuentras la felicidad junto a tu querida esposa que lo es todo para ti.

Un abrazo amigo mio.

gaviota dijo...

el amopr duerme solitario se alejo de nuevo y me dejo lagrimas en el rosario de mi cuerpo besitos gaviota

Carol dijo...

Besitos Gaviota, gracias amiga.