Seguidores

lunes, 15 de diciembre de 2008

El relativo paso del tiempo


No recordaba si eran horas o minutos los que llevaba allí sentada, había perdido la noción del tiempo y el reloj se le había parado. Imposible conseguir una pila para aquel aparato, que le gustaría seguir llevando para recordar los momentos que le tocó vivir mirándolo mientras esperaba a su amor, o llegaba tarde a una cita, preparaba algo de comer o miraba nerviosa los minutos que faltaban para que el árbitro diera por finalizado un partido.

Él le dijo que volvería pronto sería cuestión de minutos, ¿qué clase de minutos?, no le dijo cuantos segundos tenía los minutos allí.

Empezó a notar un fuerte dolor en el estomago, recordó que así era la sensación de hambre que hacía tanto tiempo no había vuelto a sentir, miró en derredor, allí no había ningún establecimiento para comprar comida o alguna bebida caliente que la reconfortara un poco.

Empezó a arrepentirse de no haber ido con él a donde quiera que hubiese ido. La sensación de soledad era cada vez mayor, se sentó en el arenoso suelo donde yacía abandonado y roto el pequeño robot que él le había dejado mientras iba a buscar piezas para arreglar la avería.

Cuando él volvió con las piezas de repuesto, bolsas con comida y botellas de agua, se la encontró tirada abrazando al robot, su cuerpo había menguado al deshidratarse, tenía una expresión serena y una sonrisa en la boca.

Para él solo habían pasado cuatro horas, para ella cuatro semanas que no pudo soportar...



Carol

9 comentarios:

Eva. dijo...

ES una forma preciosa de explicar el efecto del tiempo en cada moento de la vida...ese tiempo que a mi y a NUria nos pasa tan despacio...
Muy bonito.
GRacias
UN BICO
EVA.

seriecito dijo...

La incertidumbre es muchísimo peor que la certeza, sea cual sea el desenlace.

Salu2

Nuria dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Luis.
por muchos motivos, la incertidumbre, el silencio, la ausencia,etc... esos enemigos invisibles pero tan presentes son difíciles de vencer.

Nuestro único aliado es el tiempo, y nunca transcurre como quisiéramos.

Ni tan siquiera de la misma manera para cada persona, como tan bien escribe Carol.

Un bico y un abrazo a todos

luna dijo...

El que espera, desespera. Eso dice el refranero.
Pero si además de desesperanza, el tiempo de espera hiere, lacera, enloquece, provoca dudas, desconfíanza, nos puede llevar a un torbellino de angustia que nos impulse a sañtar al vacío a la nada......

Un besote

Carol dijo...

Gracias Eva, eso es lo que quería expresar; lo rápido que pasa la vida para unos y tan lenta para otros, dependiendo muchas veces de lo ocupado que lo tengas o como sepas aprovecharlo, con tranquilidad, en soledad…

A mí el tiempo se me pasa volando, le faltan horas a mis días desde hace muchos años, y quisiera tener más tiempo para todo lo que quiero hacer, tal vez más adelante.

Besitos.

Carol dijo...

Seriecito, la incertidumbre crea desasosiego, inquietud, hace que te alteres cuando no encuentras una respuesta a una duda, etc., yo, desde luego, quiero saber la verdad por mucho que me duela. Siempre.

Saludos

Nuria dijo...

Comparto tu opinión Carol, yo también prefiero saber la verdad.

Un bico

Carol dijo...

“El tiempo es nuestro mejor aliado”, de acuerdo contigo Nuria, debemos aprovecharlo bien, no lo desperdiciemos, y busquemos la forma de aprender con las situaciones que vivimos, pensar que el tiempo no vuelve, cada minuto es importante.

Que un día no nos preguntemos, ¿qué he hecho con mi vida? Se me pasó sin hacer nada que merezca la pena. Sería muy triste.

Besos Nuria.

Carol dijo...

Sí Luna. Cuando esperas con esperanzas…es más fácil soportar una situación de incertidumbre.

Besos